Vídeos Comicos "Les Luthiers"

Loading...

lunes, 15 de julio de 2013

Fui directo a la cárcel

Puerta principal de la cárcel de Palmasola (Santa Cruz-Bolivia)

Altura de los muros 5 mts. aprox.

En mi inesperada visita al Recinto Carcelario o "Centro de Rehabilitación Palmasola", a las afueras de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), y motivado por el encuentro con u
n amigo JST (24) y dejandome llevar por la curiosidad, me trasladé con un par de amigos a este penoso centro de detención para reos.



 
Largo corredor hasta el próximo retén. Asemeja a Auschwitz-Birkenau (Polonia)
Lo que se respira dentro de este recinto es un aire depresivo. Mi percepción es que el estado en que se encuentran los reclusos resulta tan tranquilo que no se halla una forma más terapeuta que observar quien está de visita o quién es nuevo en el Penal.


Reclusos tratando de que el día termine temprano.
El sentimiento de "resignación" está a "flor de piel". Pequeños trabajos de carpintería, fútbol, gimnasio, cocina son algunos de las actividades definidas como "terapia ocupacional", ya que no existe otro aliciente o incentivo que pueda llevar a una mejor rehabilitación para inserción del recluído de nuevo a la socilamente establecida, no completa pero sí compleja.

Un ambiente de miseria combinada con la mezcla de razas y acentos extranjeros, de los más diversos, pueden ser detectados sin mucho esfuerzo. Donde el término "taladro" y "violín" son los sobrenombres usados para los violadores, los que son el blanco deseado de aquellos que aguardan en el pabellón de "Chonchocorito".


Piezas en alquiler o a la venta, dentro del mismo recinto penitenciario.
 El dinero, cuyo único medio de sobrevivencia dentro del penal es clave. Sólo se recaudan un par de pesos por algunos deambulantes, cuya pérdida de la consciencia es mayor a la de reubicación mental. Mientras que las fuertes sumas de dinero, se menciona en conversaciones de baja voz, que algunas autoridades del régimen son complacidas en beneficio de ciertos reos. No estamos muy lejos de que sucede nuevamente lo de la fiesta dentro de la cárcel 2011, en la que aquél recluso de sobrenombre "el Vinchita" agasajó a sus pares con una colosal fiesta con prostitutas en pleno corazón del centro de retención, con la venia de ciertas autoridades.